TRABAJO VS SALUD (2)

¿Por qué la insistencia en la Seguridad? ¿Acaso será que está de moda hacer blogs o será porque todavía no se ha podido convencer a la alta gerencia del siglo XXI de que la prevención es una inversión y no un gasto? ¿Será tal vez porque los datos estadísticos no se limitan a simples parámetros para calcular el costo de los accidentes? Pudiera seguir cuestionándolos, pero nunca más de lo que se cuestionará la madre de un pequeño niño que perdió la vida en un accidente de tránsito porque en la empresa que transportaba productos X no tienen un programa de seguridad vial o porque lo hicieron para cumplimiento de políticas, pero nunca se le dio seguimiento al mantenimiento del vehículo o al comportamiento del conductor o porque a la hora de contratar al personal solamente me importaba conseguir mano de obra barata y no que sea rebelde ante las normas de seguridad. Pudieran ser miles las razones, pero nunca superarán las veces que esa madre se cuestionará porqué murió su hijo en vez de ella.

Algunos encontrarán refugio ante dichas preguntas en la fe, otras en el destino, otros quizás nunca lo encuentren y para el resto de las personas, será un caso más, otro número para tasa de accidentes en X sitio. Por mi parte les dejo unas líneas, pues un terrible accidente me tiene recordando por qué sigo escribiendo:

Cuando los datos son de carne y hueso,

Cuando miras tristeza en vez de un promedio ponderado,

Cuando cuestionas a Dios por lo inesperado,

Cuando no hay manera de dar vuelta al tiempo.

 

Cuando las 29.3 muertes por cada 100 mil habitantes tienen nombre y apellido,

Cuando siendo una islita en Caribe superamos 1.85 veces la tasa accidentes del continente,

Cuando recuerdas que, entre las 13,374 muertes por accidente,

entre 2010-2016, había en mi pequeña isla padres, hermanos y abuelos.

 

Cuando llega ese fin de semana en el que pensaste que ibas a “romper la calle”,

Pero en vez de andar en “pinta”, tienes que buscar donantes de pintas de sangre,

Cuando en vez de quejarnos cerca de las 12 porque tienes hambre,

Andas montado en una de las ambulancias del 911 rogando que te salven.

 

Cuando te ha llenado de sonrisas el niño más risueño,

Cuando de tu corazón aquel pequeño es el dueño,

Cuando se le va la vida a un niño tan pequeño,

Empiezas a cuestionar y los “cuandos” a cesar.

 

Entonces los datos dejan de ser parámetros y son de carne y hueso.

Entonces encuentro respuesta a la primera interrogante

¿Por qué la insistencia en la seguridad?

Porque mientras esa carne y esos huesos tienen vida, son el regalo más preciado

Y cuando se van, dejan vacíos cual agujeros negros al universo.

 

Dedico estas líneas a un pequeño que trajo alegría a varias personas y a su tío-abuelo, entre las personas a quienes trajo alegría son su madre y hermana, quienes todavía se recuperan de un accidente de tránsito. Dios tiene el control.