Cuando sucede lo Inesperado

Las Estrellas Orientales, un equipo de baseball dominicano, tenían desde 1968 sin ganar un campeonato, eso fue hasta hace unos días, cuando se coronaron campeones del 2019. La alegría que se siente en San Pedro de Macorís, ciudad sede del equipo, no tiene comparación. Es tanta la emoción que llega al punto de que algunos han declarado no laborable el día de hoy, para celebrar el triunfo. Además, varios fanáticos de otros equipos se unieron al regocijo, yo personalmente cuando vi que el equipo que apoyo (Tigres del Licey) ya no tenía oportunidad, quería que ganaran, pues se esforzaron demasiado durante toda la temporada, al punto que llegué a ir a un partido de las Estrellas versus otro equipo, porque en verdad estaban jugando muy bien (y me regalaron las boletas, pero pude haberlas regalado a alguien más y preferí ir a verlos).

Estoy segura de que a inicios de la temporada nadie se imaginaba este momento, uno simplemente está acostumbrado a que Las Estrellas (que por alguna razón de mascota tienen un elefante) nunca les tocaba ganar, en mis 23 años de vida nunca habían ganado, así que, siempre estaban descartados en mi mente, concentrándome en los favoritos (Tigres, Águilas y Leones).

Creo que con la Seguridad pasa lo mismo que con Las Estrellas Orientales. Entre las frases favoritas de “Disfruta el momento”, “Mente a na”, “Solo se vive una vez o YOLO (You Only Live Once)” nadie se pone a apoyar a los que dicen “Mejor respeto las reglas”, “Que pasaría si…”, “Creo que puedo esperar” y así.

Pero que algarabía causaría ver ese cambio, de que, aunque en mi país yo no estoy acostumbrada a ver al primero que no le digan “pendejo” por hacer las cosas bien, aunque en varios sitios se ve la Seguridad como un “gasto” o a pesar de que al parecer tirar basura a la calle y desperdiciar recursos se ve como algo totalmente normal, ¿te imaginas que llegue ese momento en que las cosas cambien?

Pero ¿cómo un equipo probablemente desalentado por las décadas de derrotas pudo obtener la corona? Me imagino que comparándose con otros equipos no lograron nada, tampoco creo que quejándose lo hayan resuelto, entonces ¿cuál fue el motor del cambio?

Yo no soy experta en baseball, pero sí que me gusta observar, hacer deducciones de lo que observo y compartir mis conclusiones. Y algo que pude notar esta temporada fue el hashtag o slogan #JuntosPodemos en cada publicación, en cada entrevista a los representantes del equipo y en cada jugador.

¿Será posible que algunos tenían la mentalidad del “equipo perdedor” y al cambiar por “equipo unido” las cosas mejorarán? ¿Y será posible que, al haber cambiado la forma de pensar, cambiara también la forma de actuar, dando como resultado, a largo plazo un cambio totalmente visible? Yo creo que sí. Lo que no sabemos es que tanto tiempo y trabajo detrás de cámaras les habrá costado, porque este tipo de cambios no se da de la noche a la mañana.

Ahora bien, ¿existe la posibilidad de que pase lo mismo a nivel familia, comunidad, trabajo o incluso a nivel nacional? ¿Será posible que dejemos de solo ver a los demás, dejar de compararnos con otros y empezar a ayudar, pedir ayuda y dejarnos ayudar entre nosotros? Pues realmente, al igual que en el equipo de Las Estrellas, no creo que tengamos falta de talento o habilidades, más bien creo que es un tema de coordinación.

Si tienes talentos, no los escondas, ponlos a disposición. Existen varias organizaciones, lucrativas y no lucrativas que necesitan una mano. Y si no confías en ningún organismo, inicia uno tú o simplemente cuando te lleguen esas ganas de maldecir o quejarte, piénsalo un poquito, pon una musiquita y si aun así te queda la impotencia y frustración y quieres expresarlo, ¡hazlo! Pero con cordura, no hay porque explotarle el oído con una bocina a la gente alrededor de ti en medio del tráfico…

#JUNTOSPODEMOS

Por cierto, si trabajas en el área de Seguridad o si tienes acceso a equipos de seguridad y te interesa ayudar, contáctame ( carmenminor.st@gmail.com ), estoy ayudando a una ONG a que implanten un Sistema de Gestión de Seguridad y seguro que necesitaremos una mano. Anímate!